Pruebas después de un negativo (Parte 1)

Es clave realizarse más pruebas
¿Se puede hacer algo tras un negativo?

Como os contaba en la anterior publicación, nosotros después del primer y único negativo del ciclo FIV que habíamos hecho en septiembre 2015, decidimos hacernos más pruebas, muchas de las cuales, las clínicas las mandan después de varios ciclos con negativos y/o abortos. Consejo: Exigirlas. No esperéis a que os las manden. De verdad, que muchas clínicas son reacias a mandarlas, dicen que es matar moscas a cañonazos “porque claro, hay pocas pistas”. A nadie le importa tanto como a ti o como a vosotros la infertilidad. Jamás me he alegrado tanto de ser la cansina de las pruebas 😉

Pero dado lo que cuesta cada ciclo, pensamos que merecía la pena gastar un poco más ahora en pruebas y saber si había problemas adicionales. El objetivo era ir con más información en el siguiente tratamiento, y hay que decir que si tienes seguro médico privado, las pruebas encima no cuestan nada (en mi caso, me lo ha cubierto todo Adeslas). Todo lo que “pierdes” es tiempo, pero que, en caso de encontrar cosillas (como fue nuestro caso), os aseguro que luego se recupera el tiempo perdido 😉

¿Dónde me hago las pruebas? ¿Qué pruebas son?

Dos puntos importantes: Qué y dónde nos hacemos las pruebas tras el negativo en FIV. El qué, no hay que darle muchas vueltas, porque las pruebas existentes son “limitadas”. Lo entrecomillo porque a nivel inmunológico hoy por hoy, me parecen casi inagotables… Y el dónde… madre mía si es importante… Nosotros una de las pruebas, el FISH de mi marido, lo hicimos en una clínica que lo hacía mucho más barato, y al final, lo barato sale caro (es una historia aparte que un día os contaré…).

Pruebas para el hombre:
  • Fragmentación de ADN: Se analiza la rotura del ADN en los espermatozoides. Debe ser inferior al 30% según los umbrales establecidos para la fragmentación del ADN espermático (Everson and Wixon, Reprod. Biomed. 12:466-472, 200). Mi marido tomó varios antioxidantes y maca andina, que dicen que puede ayudar bastante a mejorar la fragmentación de ADN. Si tu marido tiene un seminograma justito o negativo, pedir a un médico que os recomiende un antioxidante (de verdad, importantísimo para los resultados de un ciclo FIV, lo veréis en nuestro segundo ciclo FIV).
  • FISH: Con esta prueba se analiza parte del material genético de los espermatozoides del hombre. Para que el FISH tenga relevancia clínica debe hacerse en al menos 1000 espermatozoides por hibridación (se hacen 2 hibridaciones, una para los cromosomas x, y, 18; y otra para los 13 y 21). El valor correcto para el cromosoma que se indica en el informe debe ser NORMAL. En caso de no serlo para uno o varios cromosomas, el valor será ALTERADO, indicado en el párrafo correspondiente a cada cromosoma. Para esto la única solución es el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP). Mi consejo: si os sale alterado, buscar otro laboratorio especializado en genética (nosotros lo hicimos con Biogen, sin clínica FIV intermediaria ) y repetirlo.

En el caso de mi marido, todo perfecto en cuanto a Fragmentación de ADN y FISH.

Pruebas FIV para la mujer:

La mujer es un mundo más complejo porque además de los gametos debe “alojar” el embrión o blasto, y hay muchos factores que pueden influir (hematológicos, inmunológicos, ginecológicos, etc). En mi caso, como aparentemente a nivel ginecológico estaba bien, profundizaron en la cuestión inmunológica y hematológica.

Me mandaron una analítica de fallo implantacional (aunque no del todo completa como las que me acabo de hacer). Es una analítica de 5 páginas con fecha 2 de diciembre de 2015, por lo que os resumo los títulos de las secciones:

  • Hematimetría
  • Inmunohematología
  • Coagulación (pruebas de trombofilia)
  • Marcadores de remodelado oseo (vamos, la Vitamina D)
  • Bioquímica
  • Enzimas
  • Iones (Sodio y Potasio)
  • Metabolismo Lipídico
  • Proteínas
  • Sistemático Orina
  • Perfil Tiroideo (TSH y T4 Libre)
  • Inmunología Autoinmunidad
  • Serología (las que suelen pedir siempre antes del tratamiento)

Las marcadas en negrita son las que tenía algo alterado. Y cuando digo alterado, no es desorbitado y fuera de los valores de referencia. Si hay algo que he aprendido es que los valores de referencia no sirven para nada, jajaja, porque realmente, la experiencia de los doctores va más allá de los rangos o valores indicados por el laboratorio. Os lo explico a continuación.

Qué tenía mal
  • Coagulación: La homocisteína estaba en 12.42 cuando el límite del valor de referencia es 13.9 según el laboratorio. Uno de los mejores doctores en este campo, un hematólogo de Madrid, me dijo que nos preocupaba mucho la homocisteína pero que debíamos ser cautas y no creer todo lo que leemos por Internet. Según él, lo recomendable para el embarazo es que esté por debajo de 10. En lo que sí fueron unánimes todas los ginecólogos de clínicas FIV por las que paseé la prueba era en el tratamiento: Isovorín 5mg e Hidroxil (sigo desde entonces con estos medicamentos).
  • Perfil Tiroideo: Mi TSH estaba en 2.805, y eso que estaba más bajo que en otras analíticas donde casi rozaba 4. Como os digo, dentro de los valores de referencia pero para buscar embarazo, debe estar por debajo de 2.5 según los ginecólogos (¡Ojo! No está super extendido… donde más lo he visto es entre ginecólogos de las clínicas FIV). El tratamiento que me pusieron y con el que sigo: Eutirox 25.
  • Inmunología Autoinmunidad: Anticuerpos (Ac.) Anti Cardiolipina IgM. Este resultado, super controvertido. Lo tengo en 5.7 en esta analítica, y la primera ginecóloga que lo vió, la que me mandó la analítica me dijo que debía ir con Heparina en el siguiente tratamiento. Decía que Silvia Sánchez Ramón, la mejor inmunóloga de España para temas de reproducción asistida, considera que es positivo indeterminado a partir de 5. Los valores de referencia indican que siendo menor de 10, es negativo, y así me lo dijeron todos los ginecólogos por los que pasé. Aunque os contaré en otro post con más detalle nuestro segundo ciclo FIV, deciros que cuando visité a Silvia Sánchez Ramón, efectivamente, me pautó heparina. La primera criotransferencia de blastos que llevaba heparina, resultó ser nuestra primera beta positiva. Quedó en bioquímico, pero por fin… ¡¡¡había signos de implantación!!!
¿Y eso es todo?

No. Esto es la primera parte de nuestras pruebas tras un negativo en el tratamiento FIV. Más adelante, según avance nuestra historia FIV, llegarán las pruebas tras un bioquímico. Pero para eso, aún queda bastante por contar. Veréis qué IMPRESIONANTE resultó ser nuestro segundo tratamiento FIV

P.D: No sé si lo llegué a mencionar, pero los cariotipos, los teníamos hechos ya. Son importantísimos y deberían hacerse siempre antes de cualquier ciclo FIV, porque en caso de que salga algo, cambia el tratamiento.

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *