Por qué lo llaman betaespera…

La betaespera de una transferencia FIV
Oficialmente… ¡en betaespera!

Pues sí, no sé a quién se le ocurría la idea de llamarlo betaespera pero le plantearía reformularlo: Por qué lo llaman betaespera cuando quieren decir betadesespera. ¡¡Qué desesperación!! La imagen que he elegido para ésta entrada lo refleja todo. No sé si habréis visto la película “Del revés, pero aprovecho para recomendárosla. En la imagen, al igual que en mi mente, Tristeza está arrastrándose lamentándose por las esquinas con comentarios negativos (véase por ejemplo “no va salir positivo, ¿por qué iba a salir?”; o… “seguro que tenemos algo que nos impedirá ser padres y que todavía no hemos descubierto…”), mientras Alegría le mira con sus ojos grandes y se esfuerza por levantarla, sacando a relucir todos los pensamientos y argumentos positivos (“tranquilidad que hasta la beta nada está decidido”; o “vais con dos blastos que pueden ser campeones y definitivos”). El resultado de ésto es la famosa montaña rusa a la que te subes durante los 10-15 días que dura una betaespera, y en función de la beta, te quedas arriba o te quedas abajo. En nuestro caso, la betaespera (o si lo replanteamos, la betadesesperación) es de 10 días por ser blastos.

Síntomas de la betaespera

En ésta decidí pasar de los síntomas y la autosugestión que me habían acompañado en dos de las tres transferencias anteriores. La tercera, la anterior a ésta, había tenido como distracción mi bomba laboral llamada jefe simpático, así que ignoré por completo a mi cuerpo (a pesar de que constántemente reclamaba ciertas atenciones) y resultó ser, primero un positivo a día 10 con beta 177 y luego a los 10 días, un bioquímico con beta 40. VAYA-PALO. Pero es imposible no pensar… los pechos no están doliéndome… como en la anterior, no tengo punzadas de ovario… como en la anterior o, no tengo ganas de ir a hacer pis constantemente… como la anterior. Lo “””malo””” de haber pasado por un positivo es que te vuelves loca buscando similitudes con la siguiente transferencia (me estoy dando cuenta que igual no me ignoré tanto a mí misma como creía, jajajaja). Pero bueno, cada vez que me viene un pensamiento de esos, me aplaco a mí misma y dirijo la atención hacia otra cosa.

Los pipitest

¿Os acordáis de Jumanji? ¿La parte en la que oyen los tambores del juego por primera vez viniendo de la polvorienta azotea? Pues así oigo yo los pipitest en mi mesita de noche, jajaja. Os dejo el vídeo de esa escena por si no caéis ahora, avanzar al minuto 1 segundo 17.

Los compré en Amazon dos semanas antes de la transferencia para que llegaran a tiempo con el envío estándar que era gratuito. 10 unidades, 3.50€. Y repentinamente, el día de la transferencia, parecen cobrar vida. Y no solo lo oigo yo… mi marido también… él, que siempre es el que dice de esperar y yo la de las prisas… mencionó la frase: ¿y si nos hacemos un pipitest? ¡¡¡¡¡NO!!!! pensé durante unos 3 segundos. Ese fue todo el tiempo que necesité para cambiar a un ¡¡¡SÍ!!!. En menos de dos minutos tenía la muestra de orina y el pipitest a remojo. Obviamente, negativo. Me da hasta vergüenza contarlo… ¡¡¡era día 4!!! Y eso, teniendo en cuenta que cuento el día de la transfe siempre como día 1 y no 0… lo repetimos el domingo, y obviamente negativo de nuevo. ¿Sabéis ese anuncio de Vanish Gold White en polvo? Sí, el que dice “Hace que tus blancos se vean ¡hasta 3 tonos más blancos!”, pues parece que el pipitest hubiera estado a remojo 6 horas. El blanco más blanco de la paleta pantone…

Pero es que no se puede… a día de hoy, no soy capaz de juzgar ni qué pienso… antes de la transferencia estaba súper positiva y muy optimista: vamos con heparina, prednisona, acupuntura, en vez de un blasto dos… el anterior fue un positivo… y sin embargo, nos hemos anclado en una zona gris: ni negra ni blanca. Y claro, los pipitest no han ayudado nada de nada… Sé que son de día 4 y día 5 postransferencia, pero soy de las que piensan (desde la ignorancia más absoluta) que cuando es positivo, se marca pronto… y eso que conozco unos cuantos casos de chicas FIV que han dado negativo en pipitest el día antes y la beta positiva… pero nada… que no me convenzo.

Le preguntamos a la bióloga que cuándo se debería producir la implantación, y nos comentó que a las 48h-72h. Es decir, si el miércoles fue la transfe, la implantación debería producirse entre el viernes y el sábado, y según una info que os dejo más abajo sobre la hormona del embarazo, ésta se empieza a generar a los 3-4 días de la implantación. Me intento mentalizar de que, en todo caso, el pipitest o test de embarazo solo puede dar positivo desde el lunes, día 6 postransfe. Lo más pronto que sé, son un par de chicas con test positivo en día 5. ¡¡Crucemos los dedos!!

La pista de atletismo

Si hay algo que hicimos antes de la transferencia, durante la fase de preparación con los parches de estradiol, ecos y demás, fue convencernos de que no pasaba nada si salía negativo. De hecho, se nos ocurrió una metáfora para minimizar la ansiedad que pudiéramos tener en esta betaespera: la pista de atletismo.

Los tratamientos son un universo realmente inexplorado. No se sabe por qué hay embriones que implantan y embriones que no. Incluso en ciclos con DGP (diagnóstico genético preimplantacional, es decir, biopsia de embriones para quedarte con los buenos), hay embriones que no implantan. Y cada tratamiento, es único. Conozco mujeres que se han quedado en la primera transferencia y mujeres que lo han conseguido a la séptima transferencia. Cada una corre una carrera diferente, los obstáculos de cada una lo son. Por eso me imaginé una pista de atletismo. Cada mujer corre su propia carrera, y para unas la línea de meta está al acabar la primera vuelta, pero otras, necesitarán echarle más tiempo y más vueltas para cruzar la ansiada meta de la maternidad.

Puede parecer una tontería, pero a mí por lo menos me tranquiliza. Ponemos un peso sobre nuestros hombros en cada betaespera casi insoportable, haciéndolo algo “singular” y dejamos de ver “el todo”. Me resulta reconstituyente… sí, puede ser que tengamos una cuarta betaespera infructuosa, pero esto es así. Hay que coger fuerzas para ver que sigue quedando pista para correr a por otra vuelta más….

49% de sí y 51% de no

En la betaespera siempre me gusta leer estadísticas de implantación (masoquismo puro). Cada clínica maneja siempre sus estadísticas, pero si hay algo bueno, es que la SEF (Sociedad Española de Fertilidad) publica anualmente el informe del último año analizado. Hace un mes han publicado el informe con los datos estadísticos de FIV e IA de 2014. Además, éste es el primer informe desde que el Registro SEF fuera declarado obligatorio por parte del Ministerio de Sanidad, es decir, todas las clínicas están obligadas a participar.

Hay datos muy interesantes sobre los tratamientos FIV realizados en España durante el 2014, pero de momento, me quedo con una tabla:

Probablidad de implantación de blastos congelados del registro SEF 2014

Como véis, del total de transferencias realizadas en 2014 (3.053) de 2 blastos (desvitrificados, los de transfe en fresco están en otra tabla), se produjeron un total de 1.499 gestaciones (positivos, no partos). Dicho de otra forma, de las transferencias realizadas en 2014 de 2 blastos, independiemente de la calidad que aquí no se refleja, la tasa de positivos es del 49% frente a la de negativos, 51%.

Teniendo en cuenta las tasas que se manejan en las clínicas, normalmente más bajas, es un consuelo saber que está tan igualado el desenlace de una betaespera de 2 blastos…

Información de Google para la betaespera

Buscando información en Google (por supuesto, hemos buscado en Google todo tipo de cosas estos días), encontramos esta información sobre la hormona del embarazo. No os puedo decir la fuente porque no la ponen, pero está sacado de este hilo de enfemenino: Cosas importantes sobre la beta. Esa info es larga, la tenéis justo debajo 🙂 Y con esto finalizo mi entrada sobre nuestra betasespera. No sé qué saldrá el viernes 9 de la beta, pero bueno, sea lo que sea se afrontará y listo. ¡¡¡Gracias a todas las que me animáis y me aguantáis estos días de betaespera!!! Si queréis comentar algo, ¡estaré encantada de responderos! 🙂

Info sobre la hormona del embarazo

hCG menor a 5 mIU/ml
Negativo. No estas embarazada

hCG entre 5-25 mIU/ml
“Confuso” Puede que estés embarazada o no. Repetir test en un par de días

hCG mayor a 25 mIU/ml
¡Estas embarazada!

El test de sangre es mucho más sensible que el de HPT en orina. Esto quiere decir que este test se puede detectar el embarazo bastantes días antes que el test de orina, tanto como 10 días después de la fertilización, 3-4 días después de la implantación.

Los test de orina miden la cantidad de HCG en la orina, lo que significa que los resultados de HPT pueden ser ambos, “positivo” o “negativo”. Alrededor de la primera falta en el período (la regla) (14+ días después de la ovulación), cerca del 95% de los HPTs son usualmente positivos.
Además del diagnóstico de embarazo, hCG a veces se lleva a cabo por razones como el monitoreo después de un aborto, monitoreo de un embarazo ectópico, y después de la condición llamada “H.mole”. Otros hechos sobre la hCG son:

1. La primera detección de la hCG en la sangre depende de cuándo ha ocurrido la implantación. Tests extremadamente sensibles que no están disponibles en un laboratorio regular pueden detectar la hCG incluso antes de la implantación. Pero en laboratorios regulares en los tests de hCG, la hCG usualmente se encuentra en niveles suficientemente tempranos como 2-3 días después de la implantación. La implantación ocurre tempranamente a los 6 días después de la ovulación/fertilización (habitualmente cerca de 9 días después de la ovulación), por lo tanto el hCG en sangre puede encontrarse tan pronto como a los 8-9 días después de la ovulación/fertilización

2. Las mujeres embarazadas habitualmente alcanzan concentraciones en sangre de por lo menos 10-50 mIU/cc en los 7-8 días siguientes a la implantación.

3. Un hCG de menos de 5 mIU/cc es casi siempre negativo, mayor a 25 mIU/cc casi siempre positivo, entre 5 y 25 mIU/cc es “confuso” lo que significa que “No sabemos con certeza”

4. Un test confuso de entre 5 y 25 mIU/cc requiere que se repita a los 2-3 días. Si aumenta entonces es buena señal, pero si disminuye o permanece sin cambios, entonces es señal de que el embarazo ha fallado

5. El monitoreo de la HCG es útil para verificar el embarazo después de que se han visto los latidos del feto (antes de 6-7 semanas después de LMP), y habitualmente para evitar un embarazo ectópico o un aborto temprano

6. En un embarazo ectópico, la hCG aumenta en ratios menores que en un embarazo normal.

7. En un embarazo inviable (que no puede llevase a cabo) también se incrementará lentamente

8. En niveles de hCG por encima de 1,000-1,500 mIU/ml, la sonografía vaginal usualmente identifica la presencia de un embarazo intrauterino

9. Dentro de las primeras 2-4 semanas después de la fertilización, la hCG usualmente se duplica cada 48-72 horas

10. Un aumento del 60% en 48 horas es aún considerado normal

11. Por debajo de 1,200 mIU/ml, la hCG usualmente se duplica cada 48-72 horas

12. Entre 1,200 y 6,000 mIU/ml, la hCG usualmente se toma entre 72-96 horas para duplicarse.

13. Por encima de 6,000 mIU/ml, la hCG frecuentemente se toma cerca de 4 días para doblarse

14. 2 de cada 3 embarazos normales doblan los niveles de hCG cada 72 horas

15. Hay una gran variación de los niveles normales de hCG. Una hCG que no se duplica cada 2 o tres días no indica necesariamente un problema

16. Un nivel máximo es alcanzado habitualmente en la 10 o la 11 semana.

17. Después de 10 semanas, la hCG normalmente decrece

18. Los valores normales de hCG varían hasta 20 veces entre diferentes embarazos

19. Un único valor de la hCG no nos da suficiente información acerca de la viabilidad del embarazo

20. Los embarazos que terminarán en aborto y los embarazos ectópicos muestran bajos niveles e incrementos lentos o suaves, pero a veces pueden tener niveles normales inicialmente

21. Algunos embarazos normales pueden tener bajos niveles de hCG, y se paren bebés perfectos

22. Una vez que la actividad fetal ha sido detectada por ultrasonido en pacientes normales, las posibilidades de un parto normal son cerca del 95%

23. Niveles normales de hCG pueden variar tremendamente. Después de 5-6 semanas de embarazo, los descubrimientos a través del sonograma son mucho más predictivos de las consecuencias del embarazo que los niveles de la HCG. Una vez que los latidos del feto se ven, la mayoría de los médicos monitorearán los latidos fetales antes que utilizar la hCG

24. Después de aplicaciones de la hormona hCG (Profasi, Pregnyl) para alcanzar la ovulación o para alargar la fase lútea, cantidades o trazas de hCG pueden permanecer en el cuerpo hasta 14 días o más después de la última aplicación de hCG. Esto puede dar un falso positivo en test de embarazo. Dos test consecutivos cuantitativos de la beta hCG pueden determinar si la hCG es por aplicaciones de la hormona o por embarazo. Si los niveles de la hCG aumentan en el segundo test, estás embarazada.

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *