La beta es puro teatro griego

El resultado de la beta es puro teatro griego

Pues sí, que el resultado de la beta es puro teatro griego. Puede ser que toque comedia donde nos reímos con cierto histerismo de emoción o tragedia donde solo podemos llorar. Y en mi caso, las betas siempre están envueltas en alguna otra intríngulis que acapara toda la atención. No eclipsa para nada el resultado. Si es negativo lloro y si es positivo río… Pero he aquí la paradoja más opuesta de la anterior transferencia.

Anterior transferencia

No me enrollo, pero tuve un positivo en plena crisis laboral. Acabó en bioquímico a los diez días y en excedencia voluntaria al poco tiempo después por no poder soportar más el trato de mi jefe. Asco total, porque te ves, después de tanto luchar tanto en FIV como a nivel profesional, sin nada…

Transferencia actual

Hay que decir que en la betaespera de esta transferencia se nos fue la pinza y empezamos a hacer pipitest en día 3 postransfe (no en día 4 postransfe como pensábamos, jajaja, y eso…  contando como día 1 el de la transferencia ?). Ida de olla total… Fue un sábado y como es lógico dio negativo. Repetimos domingo: Negativo. Por la noche me acuesto pensando que nos ha podido el ansia de querer ver, como en la anterior betaespera, nuestro pipitest positivo, y me autoprohibo hacernos más.

El lunes 5 de septiembre me llamó la que había sido mi jefa en la empresa anterior (no la de la excedencia, sino la anterior a esa), porque le había contado, tal cual cogí la excedencia, que me la había cogido para buscarme otra cosa, y… sorpresa… ¡¡Hay una vacante!! Que si puedo empezar el viernes 9 de septiembre, que es precipitado pero les corre prisa… Jajaja, y yo en plena betaespera ?? se suponía que iba a ser tranquila sin el orangután de mi exjefe fastidiando… Pero… ¡¡¡¡¡Tenía trabajo!!!!! Hay que decir que he tenido una mezcla de suerte (porque ahí nunca hay vacantes) y recompensa del karma, que creo que me lo debía… Y además, yo nunca quise irme de ese curro porque era el paraíso, pero me ofrecieron bastante más sueldo y por eso acepté. Habitualmente no existen las segundas oportunidades y aquí estaba la mía. Ahora ya tenía curro, pero la cuestión era si tendríamos también positivo.

La temida beta

Ese día decidimos no hacer pipitest, pero el martes por la tarde estábamos otra vez con la ansiedad de hacerlo… Se debía a que estábamos convencidos de que teníamos el negativo porque no se había marcado nada en los días anteriores. Nos decíamos que era pronto… pero como había chicas a las que les marcaba tan pronto… y al final, caímos (somos débiles, lo confieso). Hay quien nos llama locos por no hacerlo con la primera orina de por la mañana, pero en nuestra transferencia anterior se marcaban más por las tardes que por las mañanas (sí, hacíamos dos pipitest diarios… estamos fatal… o más bien, desesperados…).

Y aunque al principio no se veía nada… ahí estaba. Casi invisible… pero estaba. Una doble rayita que anunciaba que ahí dentro, algo se había agarrado. No salté por ese miedo que todas tenemos ya de por sí a la gravedad, jajaja, vaya que se caiga…

Hablando con mi marido esa tarde, comentamos que tenía que adelantar la beta porque ésta me coincidía con el primer día de curro y la clínica me pilla lejos y en dirección contraria… hablé con la clínica y me dijeron que podía hacerla el jueves por la mañana, así que cogí la cita. Pero claro, como el miércoles tenía otra analítica para mis controles del factor anti xa ¿por qué no aprovechar?

Que somos unos desesperados, a éstas alturas, no lo duda nadie… Pero teníamos el bioquímico de junio en la cabeza, y queríamos controlar que evolucionaba bien… de hecho, la propia doctora de la clínica nos dijo que, si nos quedábamos más tranquilos, nos repetían la beta cada 3 días 🙂 Así que bueno… esperamos ansiosos ese día el resultado, y dio 77. Era día 8 postransfe. Estábamos felices, pero cautos.

El jueves, en nuestra beta oficial, dio 120. El valor de la hormona Beta HCG en sangre se tiene que duplicar aproximadamente cada 48h-72h, es decir, un incremento del 100% cada ese periodo de tiempo. Por tanto, en 24h debería incrementarse un 50% y la nuestra lo hizo un 55%, así que genial 😀

Pero llegó el primer día de curro… y el sangrado

Así, como lo oís. Por supuesto, el primer día de trabajo muy bien, mis compañeros encantados y yo feliz de verme allí otra vez. Estuve en una formación, y en un descanso que fui al baño, al limpiarme, vi que manchaba. No era mucho, pero estaba manchando. No me preocupé en exceso pero como es lógico, no me gustó un pelo… Llamé a la clínica y la ginecóloga me dijo que doblara la progesterona. Muchas ya conocéis mi paranoia con la dosis de progesterona… así que pasaba de 3 óvulos al día de progesterona de 200mg (1 cada 8h) y una inyección diaria de Prolutex, a 6 óvulos diarios (2 cada 8h) y mi inyección de Prolutex. ¡¡¡¡Qué-maldita-agonía!!!! Ni un día nos había durado la alegría y tranquilidad… También me incrementó los parches de estradiol. De 3 pasaba a 4 parches cada 2 días…

Al salir del curro me fui directa a casa porque encima, me había olvidado la progesteronallegué rápido, y manchaba más aún… la cara de mi marido era de tragedia, y la mía ya la verdad que no distaba mucho de la suya… me limpié y me la puse, y además de contarle mi primer día de curro (intentando quitarle hierro al asunto), metíamos frases de preocupación entre medias… así que decidimos ir a urgencias. Tengo bastantes amigas FIV a las que les han hecho una beta en urgencias, y como ya teníamos el bioquímico de la otra vez…

Al llegar a urgencias, le expliqué a la enfermera lo que pasaba, y que el sangrado ya no era rosado o marrón… parecía el inicio de una regla… y en realidad, ese día 10 postransfe era el día de mi beta oficial. En 2 de las 3 transferencias previas a esta había manchado antes de la beta y había sido la regla… en la tercera transferencia embrionaria, había tenido el bioquímico pero no llegué a manchar hasta que dejé la progesterona… ¿¿¿por qué manchaba??? Casi no me pueden ni sacar sangre ya de los brazos… tengo callos en las venas (sí, yo tampoco sabía que en las venas salen callos, pero tenía dos venas con callos. Es tejido que crea el cuerpo para reparar esa zona dañada) y de dos venas ya no me salía ese día sangre. De una tercera salía pero gota gota… La enfermera quitaba el tubito, agitaba como quien prepara un Martini a James Bond (agitado, no mezclado), y decía “…un poco más“, así hasta tres veces, que ya dijo que bastaría. Beta hecha, sólo quedaba esperar (como todo en tratamientos FIV). Nos dijeron que unas dos horas, pero a la hora y cuarto, nos llamaron.

Una hora sentados en una sala de urgencias completamente vacía y con un móvil armado con buscador es sinónimo de caída libre mental, pero por suerte, ¡¡¡la beta había subido!!!. Y lo sorprendente es que del jueves, que estaba a 120, al viernes, había subido un 165%. ¡¡¡Estaba en 319!!!. Ahí sentí como mi marido relajaba toda la musculatura ya que me sostenía la mano… Me hicieron una eco y efectivamente, había un ligero sangrado pero todo parecía estar bien, así que para casa. En la anterior transferencia, a día 10, mi beta había sido de 177.

La próxima beta

La ginecóloga, cuando le había llamado ese viernes a la hora de comer, tras incrementar la progesterona y los parches de estradiol, me comentó que si continuaba manchando el fin de semana debía ir el lunes a repetir beta. ¡¡¡Pero ya no mancho!!! Estamos a domingo y está todo limpito :):):):)

No obstante, como tengo un volante de Adeslas que me habían dado por si en alguna ocasión tenía que repetirla y no podía acercarme a la clínica, mañana lunes voy a ir a Megalab y me la repito, que me dan los resultados en el día.

Y deciros que, si en alguna ocasión necesitáis o queréis haceros una beta por vuestra en cuenta, hay dos webs de cupones de salud (sí, increíble…) donde podéis comprar cupones para betas en bastantes ciudades de España y salen bien de precio. Yo que vivo en Madrid, hasta ahora he comprado éste cupón para Beta HCG de 15€ en Smartsalus y he descubierto, aunque todavía no lo he probado (sí, “todavía” porque lo voy a probar creo que muy pronto), una web llamada www.iglobalmed.com donde puedes comprar cupón para beta en Madrid en laboratorios Megalab por sólo 10€ (al menos a día de hoy). También hay con Labco, pero a mí Megalab me pilla súper bien y sé seguro que me dan los resultados en el día. Incluso en la anterior transferencia, que fui super agobiada porque me olía el bioquímico, me la hice a las 17.30 y lo pusieron como urgente, y a las 19 tenía el resultado…

Actualizaré el post según vayan avanzando nuestras betas. Lo que tenga que ser será, pero no nos pasaremos un montón de días pensando que hay embarazo si no lo hay… El coste son 10€ y un pinchazo, frente a la tranquilidad emocional, que obviamente vale muchísimo más que eso…

Comentario a las que luchamos y sentimos a veces perder

Cada una se consuela como puede o como prefiere, pero os voy a contar el pensamiento que desde hace tiempo me acompaña. Si bien es cierto que la otra vez apenas estuve embarazada, tengo amigas FIV que están embarazadas de esa fecha, y a veces la mente vuela a pensamientos del tipo “de cuanto estaría ya” o “ya quedaría menos para verle la carita”. Los echo enseguida de mi cabeza porque no merece la pena recrearse en ello. Sé que muchas habéis pasado por más pérdidas y muchas también por pérdidas de más tiempo, y el dolor acompaña durante un tiempo. Hay que pasar el duelo, pero si os sirve de algo, yo focalizo un momento en mi vida que creo que llegará. Aquel en que tendremos a nuestro peque en los brazos y le miraré, y pensaré que ningún otro embarazo fue posible porque le esperaba a él.

Con ésto lo único que quiero es trasladaros ese pensamiento que a mi parecer es positivo y nos mantiene la vista puesta hacia delante, en el objetivo, y no en el suelo, contemplando las piedras del camino.

Sé que vamos a sufrir con lo que, de momento, es nuestro actual embarazo. De dos días embarazados, ya hemos ido uno a urgencias por manchado. Habrá momentos de sombras, pero si hay algo a lo que estoy determinada es a disfrutarlo todo el tiempo que dure. ¿Os imagináis llegar al mes 9 y mirar atrás y no haber disfrutado un solo día? Si algo pasa a este embarazo, lo voy a pasar igual de mal me haya ilusionado que si no lo hubiera hecho, y aunque os lo digo ya, voy a tener preocupaciones que compartiré con todas vosotras, mi pensamiento desde hoy en adelante es positivo. Hace tres meses me quedé sin trabajo y sin embarazo, y tres meses después recupero mi trabajo soñado y del que tanto me arrepentí de haberlo dejado, y el día antes de empezar confirmamos que hay beta positiva. La vida da muchas vueltas, y aún con nuestros objetivos paralizados, creedme si os digo que SIEMPRE HAY MOTIVOS PARA SER FELIZ. Sólo hay que identificarlos y disfrutarlos.

Gracias a todos los que me habéis acompañado en esta beta, porque habéis sido de una inestimable ayuda.

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *