Clases de preparación al parto

clases de preparacion al parto en Madrid
La preparacion al parto

He querido dedicar una entrada en el blog a la preparación al parto por su importancia, aunque lo creáis o no, todavía sorprende escuchar algunas barbaridades al respecto (y más si provienen de una matrona).

Visita a la matrona nº 1

El día que te toca ir por primera vez a ver a la matrona, vas con ilusión y mucha curiosidad. En mi caso, fui a la seguridad social. Me atendió una mujer mayor y pensé que qué bien porque sería super experimentada, pero la verdad que me dececepcionó un poco por lo insulsa que fue. Me soltó como de carrerilla y de memoria qué debía hacer/comer y qué no debía, incluso leyéndolo en un papel. En el qué no debía no sé muy bien cómo fue pero me dijo que nada de chorizo y yo le dije <<hombre, en las lentejas sí>> y me dijo que tampoco… yo en todas partes había leído que mientras estuviera bien guisado… y se lo comenté y se quedó un poco dubitativa y me dijo que ella pautaba no tomarlo. Como anécdota os diré que todas las lentejas que me comí, lo hice con paranoia total, jajajaja, acordándome de ella… en fin, que le cuentas todo tu historial médico, ella te da unas recomendaciones y me dijo que volviera cuando estuviera de unas 24 semanas a la matrona para que me inscribiera en un grupo de preparación al parto.

Visita a la matrona nº 2

Como no me convenció nada en absoluto, y además, por las prisas había tenido que coger matrona de día y me tuve que ausentar tres horas del trabajo, decidí cambiar a por las tardes. A finales de enero, un viernes que estaba reventada de tanto curro y de tirar de mis dos churumbeles en mi nada desdeñable tripón, me planté en la seguridad social de nuevo con otra matrona.
Entré una hora tarde, lo que de normal no hace mucha gracia, pero embarazada menos. Los bancos de mi centro son anti-embarazadas y te dejan destrozada con sólo apoyar las nalgas, con que si le sumas la carga extra… pero es que encima, me tengo que comer el reproche de la matrona de que me había llamado y no estaba. Le expliqué que había tenido que pasar por enfermería y que si respetasen las horas sí habría estado, pero que si me llamaba 10 minutos antes pues no tenía por qué estar… el caso es que, reproches aparte, la matrona era una chica jovencita y pensé que qué bien (de nuevo… ¡Qué ingenua!). Pues tampoco… flipé en colores. Me explica en qué consiste la preparación al parto y me dice, como aclarándome muy bien vaya que tenga dudas, que la preparación es sólo teórica. En ese punto le pregunto si la parte teórica (intuyendo que no) incluye enseñar respiraciones para el parto. A ver, creo que si hay algo que toooooodo el mundo ha oído alguna vez en su puñetera vida ha sido que hay que aprender a respirar ¿no? Pues ojito a su respuesta (con un careto de vieja de 95 años y más insulsa que el plancton que comen las ballenas): ¿para qué os vamos a enseñar a respirar si ya sabéis hacerlo? Mi careto de <<me estás tomando (perdón) el puto pelo>> fue monumental. Ojiplática y con el labio inferior de la boca casi rozándome el tripón. WTF!!! ¿En serio? Claro, ingenua yo, pienso que igual estaba equivocada… y le insisto… le digo que siempre había oído que aprender a respirar para el parto era fundamental para tener un buen parto, y que eso se aprendía en clases de preparación al parto. Su respuesta fue que cuando viniese una contracción cogiese aire y lo soltara. Sin comentarios. De verdad, habitualmente soy muy expresiva, pero no puedo explicaros mi cara…
Salí de allí cabreada como un orangután (fijaos si soy expresiva…), entre cosas porque físicamente estás agotada del ritmo laboral español y encima con tus kilazos…. ¡¡¡Qué pérdida de tiempo!!! Pero la cosa no se había quedado en sermón y clase de respiración en menos de 55 segundos. Me hizo una eco con la súper tecnología de la seguridad social. Que pena los impuestos que pagamos, os lo prometo. Si no supiera por las noticias dónde va el dinero, me sorprendería y todo… pobres personas que tienen que trabajar con tan pocos recursos y dar la cara ante los pacientes.

Ecografía de la matrona nº 2

Sí, se merece contarlo aparte… nosotros en casa, como nos había costado taaanto embarazarnos, teníamos un ecógrafo casero. Una maravilla: consigues oír el latido perfectamente entorno a la semana 12. Basta con poner un poco de gel, enciendes tu aparatito y listo para hacerte ecografía casera. Y claro, nosotros nos hacíamos nuestra propia eco cada semana y así disfrutábamos escuchando el latido de los peques.
Cuando me tumbo en la camilla y acerca su ecógrafo, simplemente flipo. Con Matusalén, si fue mujer y tuvo hijos (cosa que no pienso buscar en Google ;p), utilizaron ecógrafos más modernos segurísimo. Hasta tal punto que sólo pudimos oír el latido de uno, cosa que no me preocupó porque yo religiosamente había utilizado mi ecógrafo casero la noche antes. Pero es que la tía encima me dice que no me preocupe que ella ha oído el segundo latido pero que claro, que tiene el oído más entrenado. Yo flipando claro… porque claramente, o no había sabido localizar el corazón, o el aparato estaba destrozado ya de 10.000 años de uso.  Dicho aquello, no dije nada más. Tenía claro que, por desgracia en mi caso, tenía que prescindir de la preparación al parto en la seguridad social…

Preparación al parto (la de verdad)

Cuando llegué a casa y le conté mi experiencia a mi marido alucinó como es lógico, y al lunes siguiente cuando volvió del trabajo, lo había comentado entre sus compañeros con hijos y me traía un nombre: Centro Médico Abascal. Llamé por teléfono ese viernes por la tarde y ya se habían ido, y me llamaron el sábado porque les aparecía la llamada perdida. Les comenté mi embarazo y, ¿a que no sabéis qué? Que ya iba tarde para la preparación al parto gemelar. Otro éxito más con la seguridad social y mi preparación al parto. Me pasé la semana siguiente y me hicieron mi planificación de sesiones, tanto de las teóricas como de las prácticas (¡oh, existen!).

Centro Médico Abascal

El Centro Médico Abascal es un centro de preparación al parto en Madrid que lo llevan directamente las dos socias, Ana y Mercedes. Son ginecólogas experimentadas y dan las clases muy bien. No solo son interesantes sino que las hacen amenas, algo que se agradece porque, cuando se acercan las últimas semanas pues da un poco de respeto. No te lo pintan de color de rosa pero sí que hacen su trabajo: te explican todo el proceso, desde el embarazo hasta el posparto, y además en las prácticas te enseñan como es lógico a respirar. Es clave, súper importante. No es lo mismo respirar si tienes epidural que si no la tienes, o si sientes ganas de empujar y debes empujar que si sientes esas ganas y aún es pronto. Yo me grabé las clases teóricas y prácticas con el móvil y me hice esquemas de la respiración en el parto y del posparto. Y el resultado, pues un parto impresionante. Me he acordado mucho de ellas porque hasta me felicitaron durante el parto por lo bien preparada que iba. De hecho, si vais a dar a luz en hospitales como Quirón San José o Nuevo Belén en Madrid, con un parto respetado, algo que era fundamental para mí, tienen una clase de preparación al parto especial sobre posturas para la dilatación con pelota de Pilates, posturas para el expulsivo, etc.

Comentaros por último que el centro acepta volantes de diferentes sociedades, por lo que si estás buscando clases de preparación al parto en Madrid, os recomiendo que vayáis al Centro Médico Abascal.

¿Qué debes buscar a la hora de elegir un centro para clases preparto?

Lo primero que debes hacer es informarte de las opciones que tienes. En la seguridad social tendrás a tu disposición varias matronas, y aunque mi experiencia no fue buena, me han contado muy buenas experiencias así como peores. Si no te gusta la matrona asignada, sigue buscando, bien en otro turno, bien en otro centro. Si dispones de seguro privado, llama y pregunta sobre qué centros están autorizados. Basta con un volante de tu ginecólogo donde ponga “clases de preparación al parto”. Infórmate bien sobre si con tu sociedad tienes que autorizar dicho volante, y mira antes de elegir el centro opiniones en Internet. Una vez elegido, y también antes de autorizar el volante, llámales o incluso pásate por allí, e infórmate de en qué consisten las clases:

  • Si dan clases teóricas y prácticas, hacer hincapié en tema respiraciones
  • Número de sesiones
  • Días y horarios para que puedas cuadrarlas con tu vida
  • Si ofrecen material de apoyo (en el mío no ofrecían y eso sí lo eché en falta)

Planificadlo con tiempo, y preguntar en qué semana recomiendan empezar. Si es embarazo múltiple, preguntad con tiempo porque hay que empezar antes. No solo por si llegan antes, sino porque la tripa pesará tanto al final que agradecerás no tener que ir a las clases de preparto.

Yo tuve un parto maravilloso y aunque la gente cree que fue pura suerte, en gran medida fue por la preparación al parto que realicé. No obstante, saber templar los nervios y tener claro el objetivo, tu/s bebé/s, son clave para tener un buen parto.

Un último consejo, a mí me ayudo mucho un curso de Mindfulness que había realizado, subvencionado por la empresa. Hay quien lo encuentra útil y quien no, pero de verdad que trabajar la respiración no es porque sea guay, sino porque la forma de respirar repercute en tensión muscular, oxígeno en sangre y para tus bebés, etc. Aprender a respirar, aunque te diga una matrona que ya sabes hacerlo, creedme que es absolutamente clave. Y os digo que la matrona del parto, cuando me veía que sabía respirar en cada momento y cómo colocarme para empujar y realizar los pujos, le dijo por lo bajo a otra compañera nueva que esto no era lo habitual. Tomároslo en serio, que si tenéis lo justito de suerte, podréis recordar como uno de los mejores momentos de vuestra vida, y sin sufrimiento, el día en que trajisteis al mundo y por vosotras mismas a vuestro bebé. Esa experiencia de notarlo salir, esfuerzo incluido, os acompañará como la sensación única e inexplicable que es.

¿Qué te ha parecido?

5 comments for “Clases de preparación al parto

  1. 2 septiembre, 2017 at 15:55

    FELICIDADES!!!!!! Que alegría tan grande.

    Acabo de escribirte en otra entrada y tenía la necesidad de saber que todo te había ido bien.
    ¡¡¡Cuanto me alegro de ese nacimiento!!!

    ¿Finalmente en Quirón San José?

    ¿qué tal el tema de la heparina en el parto? te pregunto porque suele ser cesárea ¿no?

    No te molesto más, que estarás a tope con tu bebé.
    Bueno, son mellizos ¿no?
    beso grande y felicidad máxima!!

    María Dulce

    Valora este comentario
    • Laura
      3 septiembre, 2017 at 8:09

      Gracias María ? sí, al final en Quirón San José. La heparina de cara al parto fue una de mis grandes dudas, a ver si saco tiempo y escribo sobre ello, pero si estás con hematólogo de la clínica Santa Elena, si tu doctor es como el Dr. Fariñas, no me preocuparía. Están acostumbrados a pautar como debe ser la heparina de cara al parto. Finalmente tuve suerte y pude tener parto natural ?

      Te deseo muchísima suerte de cara a tu próxima transfe. Un abrazo fuerte!!!

      Valora este comentario
      • 4 septiembre, 2017 at 11:51

        Mil gracias guapa!! Ya te contaré cómo me va 😉
        un beso

        Maria

        Valora este comentario
  2. Mónica
    28 febrero, 2018 at 21:31

    Hola!! Hoy he ido a la primera valoración en este centro que comentas… y la verdad que estaban a tope y me han atendido un poco regulin, me han hecho 3 preguntas y no me han explicado nada. En el dosier que me han dado para leer venía mucha información sobre tratamientos de fisioterapia de los que después no me han informado en absoluto. Todo deprisa y corriendo y con 1 hora de retraso… si no estás muy liada con tus dos pekes me podrías contar un poco como fueron tus clases/sesiones? Gracias de antemano

    Valora este comentario
    • Laura
      19 marzo, 2018 at 20:58

      Hola!! La verdad que no paro y no saco tiempo para el blog 🙁 A ver si los peques me van dejando unos ratitos y me pongo… el sitio la verdad es que es sombrío y ellas son un poco caóticas, pero lo más importante es aprender a respirar. Las prácticas son cortas pero con lo que ensayábamos en clase, yo prácticaba a diario. La respiración relaja muchísimo, así que eso que te llevas. Y luego que te enseñen a pujar es super importante, y a mí en el parto me dijeron que lo había hecho muy bien. Las teóricas, son eso, teóricas, pero te dan a conocer bien lo que debes esperar del parto y el posparto. Te recomiendo que tomes notas 🙂 un abrazo!

      Valora este comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *